El cielo es un alud para los ojos
Alejandro Calabrese
marzo 2011
232 páginas

Posfacio: Reynaldo Jiménez

ISBN 978-987-1598-17-5

El cielo es un alud para los ojos: libro cuya intensidad extensa resiste a las economías de la actualidad literaria; libro abierto de tan evidente y como tal de apariencia soterrada, pero cuyo des-desdecir se hace explícito una vez aceptada la ambigüedad estructural en todo signo, e, incluso, en todo acto. Y sobre todo en el acto de leer, cada vez más despacio, ahora, para que las palabras regresen al cuerpo del que quizá no habían salido. Libro, éste, que no calza en los presupuestos valorativos de la poesía-latinoamericana-de-hoy, porque sencillamente no construye un personaje-del-autor, por ende no sitúa sino que pone, y sobre todo a su autor, lector primero, pero también a sus colectores después, o al mismo tiempo, en otro tipo de zona, de riesgo. Habrá que tratar, para leer esta poesía que pone entre paréntesis cualquier “actualidad”, con la materia áspera del silencio, que así como desbarata construcciones supuestamente inapelables (verbigracia la imagen de la realidad) también hace pasar, contrabando de señales de vida extralúcida, la propia fuerza de la posibilidad. Fuerza que es el enigma, la presencia: dar palabra a lo que aún no ha sido dicho pero es ya raíz de toda escucha. Otredad ilesa que abre al otro y al desconocido de sí eclosiona. Es que en estas páginas Alejandro Calabrese plantea la urgencia de conciliar el sueño, hacer las paces con lo imperceptible.

 Reynaldo Jiménez